El horizonte, hace 30 años

El 26 de septiembre de 1981 –ayer, hace 30 años– una ínfima porción de lo que soy ahora aterrizó en La Habana, Cuba, Aeropuerto Internacional José Martí. Mis abuelos, Oma y Opa, quedaron con la mirada perdida en el horizonte de otro aeropuerto, Berlín-Schönefeld; en la espalda de mi madre sosteniéndome en un brazo (en el otro, una guitarra que jamás volvió a tocar). Nos marchábamos al fin del mundo, porque “el amor es más fuerte”.

Llegamos, extenuadas, a un pueblo de nombre aborigen, Guanajay. Al despertar, el 27 –hoy, hace 30 años– me agarré de las faldas de mi madre, me cuenta, para ser “presentada en sociedad” y observar, extrañada, mi nuevo país, pueblo, barrio, mis nuevos vecinos, la mitad de mi familia aún desconocida, la primera de tantas caldosas colectivas cociéndose en vísperas de un 28 de septiembre, la isla donde me convertí –madre e innumerables conexiones trasatlánticas de por medio– en la mayor parte de lo que soy.

Anuncios

Una respuesta a “El horizonte, hace 30 años

  1. Felicidades por tu peculiar “cumpleaños”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s